La huella del Islam en Valencia

Actualmente, en la Comunidad Valenciana hay 160.000 ciudadanos musulmanes, según los datos del Consejo Superior Islámico. Sin embargo, su presencia en tierras valencianas se remonta al siglo VIII, momento en el que llegan a esta zona los primeros pobladores árabes. Sin embargo, y como plantea Manuel Ruzafa García, profesor de Historia Medieval en la UV, “no tenemos que ver a Valencia con los límites geográficos que tiene en la actualidad. Hablamos de varias comarcas dependientes de otras zonas como Tortosa, Castellón, etc, ya que el territorio que hoy conforma la Comunidad Valenciana estaba constituido por bloques”.

FUENTE: I.C.L.

Como explica Manuel Ruzafa, “Valencia en el siglo IX era una zona en la que se mandaban a los condenados de Córdoba: gente a la que se le desterraba al desierto de Valencia. Esto cambió cuando uno de los supuestos candidatos al Emirato, llamado “el rusafí” o “el valencianí”, vino a Valencia y fundó una almunia sobre lo que, probablemente, era una villa romana. Junto a ésta se creó una zona de recreo que se llamó Ruzafa y que revitalizó la ciudad. Así llegaron personas de tribus bereberes, árabes, sirias, etc.”. Por lo tanto, fue así como los musulmanes se instalaron en tierras valencianas y heredaron el proceso de romanización que ya habían continuado los visigodos y que había iniciado el Imperio Romano en Hispania durante los siglos I a. C. y el siglo III.

¿En qué ámbitos destacaron los musulmanes?

Los más de siete siglos en los que la comunidad musulmana estuvo en tierras valencianas han dejado una huella notable en campos tan diversos como la cultura, la agricultura, los hábitos de vestimenta, las técnicas de navegación, la toponimia y en la actividad comercial que todavía hoy podemos apreciar.

Como explica el historiador Manuel Ruzafa, “los árabes no eran inventores, pero sí grandes transmisores”, por lo que supieron dar a conocer nuevas formas de cultivo, herramientas, etc que habían asimilado procedentes de otras culturas. Por ejemplo, Manuel Ruzafa cita el caso de la alcachofa, una plantación que traen los visigodos pero que no es denominada con su nombre alemán, sino por el árabe. Del mismo modo, Ruzafa también explica que “los números que usamos se denominan arábigos, pero en realidad son chinos e hindúes. Los árabes lo que crearon fue el cero, pero eso fue toda una revolución respecto a su valor en las operaciones, ya que servía para abreviar”.

Otro caso que cabe destacar se refiere a la agricultura, concretamente a la huerta. Según Ruzafa “ésta no era musulmana, aunque los árabes son los que le dieron un empuje”. No obstante, el historiador explica que su estructuración sí lo era. Lo mismo ocurre con los sistemas de regadío: aunque los musulmanes innovan en este campo introduciendo el uso de la noria, las aljibes, los canales, las acequias, etc; el uso de todas estas construcciones obedece, según Manuel Ruzafa, “a toda una tradición que procede de Persia, Irak, Siria, Egipto, etc.”. A esto hay que añadir que los musulmanes introdujeron cultivos de regadío como el limón, la naranja o el arroz y que muchas de las nomenclaturas de los cultivos que usamos son árabes: “dacsa” para denominar al maíz, la caña de azúcar (o “canya de mel”). Además de esto, conviene tener en cuenta que los reinos de taifas que constituyen la actual Comunidad Valenciana destacaron en el terreno agrícola, sobre todo en el desarrollo de las tierras de secano. Por ejemplo, el reino taifa de Valencia se especializó en el cultivo del azafrán, el reino de Denia en la producción de la seda y en la zona de la Albufera y la marjal de Pego-Oliva se incrementaron las tierras dedicadas al cultivo del arroz. Del mismo modo, tanto Denia como Valencia destacaron por su actividad portuaria en el comercio de esclavos y en la exportación de esparto, papel, lino y seda.

Del mismo modo, la comunidad musulmana destacó por su gran habilidad para concebir nuevas técnicas: perfeccionaron el arte de la navegación mejorando las velas y utilizando el timón y el astrolabio; iniciaron la fabricación del papel en la península, llegaron a construir depósitos de nieve para usarlos como refrigeradores durante el verano, fueron los que introdujeron las suelas de cuero en el calzado, etc. Precisamente, si los musulmanes destacan e innovan en todos estos ámbitos es porque, como explica Manuel Ruzafa, “en todos los terrenos, los musulmanes destacan en lo relativo a dinamizar la producción”.

Otro de los campos en los que también destacan los musulmanes que se encuentran en el Reino de Valencia es el comercio. Como plantea el historiador Manuel Ruzafa, “mientras que los reinos cristianos aspiraban a llegar a León, el comercio musulmán y sus rutas comerciales abarcaban desde Almería hasta Cantón en China; situación de la que se aprovecha Valencia, ya que aunque el centro comercial en la Península era Almería (al estar cerca de África y al Mediterráneo), la ciudad de Valencia fue ocupando un lugar cada vez más importante como puerto comercial y como centro que participa en ese comercio, ya que es un foco de exportación y de importación”. Fue precisamente a partir del siglo X cuando la ciudad de Valencia comienza a experimentar su periodo de esplendor, hecho que se ve reflejado en la construcción de la muralla árabe (que se inició en 1031, ya en el siglo XI), de la que todavía hoy podemos ver alguna parte. Sin embargo, conviene tener en cuenta que, como explica Manuel Ruzafa, “en el siglo XIV se considera que Valencia es mezquina y mora, algo mal visto en la época y que hay que cambiar, hecho que explica la falta de monumentos árabes“.

Sin lugar a duda, la influencia de la cultura y la sociedad musulmana en tierras valencianas es un hecho notable y de gran importancia que se puede apreciar en el siguiente dato: según Manuel Ruzafa, “para la ciudad de Valencia, la expulsión de los moriscos decretada por Felipe III en 1609 no supuso nada porque su morería era muy pequeña: apenas vivían unas 800 personas; pero para el conjunto del territorio valenciano (para el Reino de Valencia) supuso una de las mayores fracturas demográficas, ya que se prescindió del 30% de su población. Esta circunstancia desarticuló todo el sistema económico y generó un periodo de crisis tremenda y la desarticulación del territorio valenciano”.

INICIO

Anuncios

1 comentario

  1. El Islam en Valencia « El Islam en Valencia said,

    […] reportaje ofrece otra visión de la religión y la cultura islámica a través de la historia, la arquitectura, las tradiciones y, sobre todo, dando voz a los verdaderos protagonistas. Estas […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: